Archivo | mayo 2013

Monumento arquitectónico de Atitalaquia

Monumento arquitectónico de Atitalaquia

Atitalaquia se localiza en el Municipio Atitalaquia en el Estado de Hidalgo, México. En esta población hay una serie de yacimientos de cal, el campo es blanquecino, la vegetación se compone de cactus, nopalillos y magueyes escasos.

La Parroquia de San Miguel Arcángel, es una iglesia de planta cruciforme con una esbelta torre a la izquierda y una pesada cúpula octagonal. El camposanto, el huerto es donde se mezclan la vida y la muerte.

En 1563 fue erigida la parroquia; aun puede verse en diversos sitios el muro de la iglesia actual, fragmentos de piedra con relieves esculpidos con dibujos de fajas cruzadas en cuyos huecos se miran estrellas. Estas piedras pertenecieron a la antigua iglesia reedificada. Formó parte de ella la actual pila de agua bendita que está ahuecada en un capitel de la columna en forma de loto con discos esculpidos alrededor, todo ello de recuerdo indígena.

La fachada de la iglesia con su torre, cuyo basamento sostiene un botarel, lo más notable del conjunto, es de proporciones admirables; la torre de sutil esbeltez, se halla un poco más atrás del nivel de la fachada de cantera rojiza. Dos pilastrones o contrafuertes coronados con elegantes remates que llegan casi hasta el fin del tercer cuerpo. Tiene tres fachadas, formados por dos partes de pilastras germinadas cada uno con nichos entre ellas y entre sus basamentos, pilas de agua bendita. En el centro del primer cuerpo la ventana con arco de medio punto; en el segundo cuerpo, una ventana oval y en el último la escultura de San Miguel Arcángel, el santo patrón de Atitalaquia. Las pilastras están cubiertas de adornos, follajes y frutos en relieve y presentan la forma característica de la pilastra churrigueresca mexicana.

Adentro, la puerta del bautisterio, de la misma cantera pintada de aceite imitado el mármol rojizo, en la piedra alta de la puerta hay un nicho rodeada de adornos de relieve, como un baldaquino que nos recuerda algunas de las portadas churriguerescas españolas.

La nave tiene a los lados altares neoclásicos todos iguales y de forma discreta El cimborrio está sostenido por cuatro pechinas; su planta es un octágono con cuatro de sus lados muy grandes correspondientes a los arcos formeros y torales y cuatro más pequeños que son los de las pechinas desagradabilísimo. El exterior de la cúpula con un enorme tambor y una media naranja.

Desde la Parroquia se ve la sierra de: Los Frailes, Actopan, Ixmiquilpan, Tula, Tlahuelilpan y Tlamaco, municipios de Hidalgo.

Fuentes: hidalguia@hotmail.com. Mercurio

La herencia italiana en Chipilo

La herencia italiana en Chipilo

Chipilo es un pequeño pueblo al sureste del Estado de Puebla. En 1882 llegó a México el primer grupo de asilados italianos a fundar las colonias agrícolas de Chipilo y Tenamaxtla; eran los sobrevivientes del desbordamiento del Rio Piave que dejo sin hogar a muchas personas.

La comunidad de Chipilo es profundamente religiosa, predomina el catolicismo. Chipilo, desde sus antepasados en Italia, trae consigo una fuerte tradición católica. La devoción por la Santísima Virgen y los santos tiene un tinte diferente en Chipilo con respecto a otras zonas de México. La Patrona de la comunidad es la Virgen de la Purísima Concepción, asií también las advocaciones de María Auxiliadora y Nuestra Señora de Guadalupe. Otros santos de muy conocida tradición en la comunidad: San Antonio de Padua, llamado Santantoni, Santa Gemma Galgani, santa italiana y San Giovanni Bosco, dado a conocer sobre todo por las religiosas salesianas del Colegio Unión de Chipilo.

Una manifestación religiosa de la orientación laboral de los chipileños se encuentra en la imagen de San Isidro Labrador con sus instrumentos agrícolas en actitud de plegaria y a su lado un ángel que mira dos bueyes y un arado. Esta imagen también se encuentra en la Parroquia de la Inmaculada Concepción.

La Parroquia de la Inmaculada Concepción es de estilo siciliano con arcos de medio punto adornado ricamente con metopas. Hermosos emplomados con imágenes de santos, ángeles, y escenas bíblicas, dando mayor luz al recinto, los candiles de prismas, en el altar mayor la Santísima Virgen en la advocación de la Inmaculada, bajo un ciprés o baldaquín con seis columnas estriadas rematadas con capitel corintio, a cada uno de los lados la resguardan esculturas de arcángeles, al lado izquierdo San José y del derecho el Sagrado Corazón de Jesús. En las paredes laterales frescos con escenas de la crucifixión de Jesús.

Se observa la Capilla del Santísimo Sacramento, el coro, y la sacristía.

El piso de azulejos en tonos y detalles en blanco y café. Las puertas de madera tallada así como las bancas del templo.

Religión e ideología se mezclan en los chipileños y en la población no han entrado costumbres como la del día de muertos a la mexicana. Para ellos recordar la muerte es vestirse de luto, asistir a Misa, llevar a las tumbas flores. Los habitantes aún no asimilan la relación entre muerte y fiesta característica en la ideología del pueblo mexicano.

* http://www.youtube.com/watch?v=zdl6hV-NCk4

Fuentes: viajesbertoni, Viajes Mercurio, Fliker, Youtube

Evangelización en Baja California Sur

Evangelización en Baja California Sur

En el poblado de San Ignacio, en el Estado de Baja California Sur, se erige esta hacienda establecida por la Compañía de Jesús en el Siglo XVIII.

El lugar en donde se levanta la bella Misión de San Ignacio de Kadakaamán, que significa: “arroyo del carrizal” en idioma cochimí laymón, es un hermoso lugar rodeado de vegetación que fue descubierta por el Padre Píccolo en 1716. Una construcción de estilo barroco sobrio, del Siglo XVIII.

Allí vivían indígenas cochimíes y la Misión de San Ignacio Kadakaamán, la establecieron en 1728 los Jesuitas: Juan Bautista Luyando, mexicano, y Sebastián de Sistiagael. La construcción fue iniciada por los jesuitas y terminada por los dominicos.

Su fachada es una de las más bellas de la región, destacan esbeltas pilastras de piedra que enmarcan la puerta de acceso, de arco mixtilíneo y esculturas de santos, probablemente de la Orden Jesuita. A ambos lados de la puerta, dos símbolos alusivos a España y al Rey, elaborados en piedra sobre pequeñas ventanas circulares.

En su interior se puede apreciar un bellísimo altar de madera labrada y chapada en oro. Conserva el retablo principal, que es de estilo barroco en su modalidad anástila, dedicado a San Ignacio de Loyola y adornado con siete bellos óleos con temas religiosos y la pintura superior que representa la aparición de Nuestra Señora la Virgen del Pilar.

La Misión llegó a ser la más importante de la península, el Padre Juan Bautista Luyando levantó ocho capillas en las rancherías de los alrededores, y con la ayuda del Padre Helen adscrito a la Misión de Nuestra Señora de Guadalupe Huasinapí establecieron huertos y sembradíos y en poco tiempo la buena tierra dio sustento a toda la región gracias a Dios, a la abundancia de agua y la fertilidad de la tierra.

El Padre Luyando construyó represas y un albergue para los nativos que vivían en las rancherías en el que estableció una escuela parroquial en que se enseñaban artesanías. En 1733 el Padre Consag inició la construcción de la iglesia misional que aún existe, y la terminó el Padre dominico Juan Crisóstomo Gómez en 1786.

Asentada en un fértil oasis en medio del desierto formado por el río San Ignacio la Misión de San Ignacio de Kadakaamán tiene como característica la abundancia de las palmas de dátiles y huertos donde se cultivan: vid, higueras, cítricos, mangos y hortalizas, actividad que fortalece la economía del lugar en especial la producción datilera es bastante considerable .

Los misioneros y los indígenas hicieron prosperar la agricultura, convirtiéndola en su momento en la más próspera misión de Baja California, su Templo es uno de los más destacadas y mejor conservados entre las antiguas Misiones Jesuitas.

Fuentes: México Desconocido, Vacaciones por México, Wikipedia. Foto: Alfredo Martínez

Arte y devoción Mariana

Arte y devoción Mariana en los Altos de Jalisco

Arte y devoción Mariana en los Altos de Jalisco, en el estado de Jalisco.

El sincretismo religioso se refleja en todos los santuarios marianos, la religiosidad, la fe, el culto, el colorido, y la riqueza de su municipio, se refleja en dichos templos.

Uno de los más importantes es San Juan de los Lagos, población fundada a mitad del Siglo XVII. Este municipio es considerado importante por la cantidad de edificios religiosos y civiles de gran valor arquitectónico e histórico como el “Santuario Basílica Catedral de la Inmaculada Concepción de Maria” La más importante erigida en la hoy Diócesis de San Juan de los Lagos, es muestra característica de la arquitectura religiosa de la actual región de los Altos de Jalisco, y exponente del barroco.

El relevante monumento levantado a la advocación de la Virgen de la Limpia Concepción, hoy Virgen de San Juan de los Lagos, sobresale por su altura y magnificencia en el contexto urbano donde está enclavado. El Obispo de Guadalajara, colocó la primera piedra de la actual Catedral – Basílica el 30 de noviembre de 1732.

Después de visitar este Santuario Catedral Basílica de la Inmaculada Concepción, se puede visitar las poblaciones de Talpa y Macota para apreciar visitar la riqueza de los Santuarios de Nuestra Señora del Rosario y la Parroquia de Nuestra Señora de los Dolores.

Para terminar este recorrido admiraremos el Santuario – Basílica de la Virgen Generala de la Nueva Galicia en la población de Zapopan.

Cada 12 de Octubre, en Zapopan hay una celebración muy especial llamada La Procesión de la Virgen de Zapopan para los católicos. La Virgen de Zapopan conocida como La Generala también fue hecha de maíz por artesanos de Michoacán traída por los Frailes Franciscanos cuando se fundó Guadalajara.

La Generala es la Patrona de “la perla tapatía”, Guadalajara, Jalisco.

Fuentes: Turismo Cultural, Visita guiada.

Nuestra Señora de Santa Ana

Parroquia de Nuestra Señora de Santa Ana

La Parroquia de Nuestra Señora de Santa Ana se encuentra ubicada en Boulevard Miguel Alemán, esquina Hidalgo en Boca del Río, Estado de Veracruz, México.

La Iglesia más antigua de Boca del Río, fue fundada el 25 de diciembre de 1776. Al principio en ella se veneraba a la Santísima Virgen del Carmen, patrona de los pescadores, sin embargo, la tradición nos cuenta cómo unos pescadores hallaron entre sus redes la escultura de Nuestra Señora de Santa Ana, la cual llevaron a la Iglesia para venerarla y desde entonces sus blancas paredes con adornos dorados, albergan a Nuestra Señora de Santa Ana.

Edificada hacia el año de 1776, estaba en un principio dedicada a la Virgen del Carmen cuyo día se celebraba el 16 de julio pero debido a un cambio en el calendario Juliano por parte de San Gregorio XIII, el cual dio origen el 15 de octubre de 1582 al calendario Gregoriano, esta fecha fue recorrida por 10 días. Como resultado, la celebración del 16 de julio tuvo que ser cambiada a julio 26, día de Santa Ana. Con este cambio, los ciudadanos empezaron a venerar a Santa Ana patrona y protectora de Boca del Río.

Su estilo arquitectónico de la parroquia es neoclásico, pertenece al orden dórico y jónico, tiene un amplio atrio y hay tanto feligrés que es imposible entrar al recinto.

p santa ana iterior

En el retablo una cruz con un Cristo, dos columnas pareadas rematadas con capiteles dóricos que sostienen un arco de medio punto adornado con roleos. Bajo el Cristo una repisa en la que colocan flores y en el primer cuerpo en el centro Santa Ana y a los lados dos imágenes.

En el presbiterio con comulgatorio de madera. Los muros enmarcados con sencillas cornisas pintadas en dorado.

A la izquierda de la nave La Capilla del Santísimo Sacramento expuesto en la custodia, da gusto que siempre hay feligreses, arrodillados adorándolo. En la parte superior un cuadro con la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe y a su derecha la bandera mexicana, y del lado opuesto la Capilla de Virgen del Carmen.

Varios candiles de prismas, en el segundo cuerpo el coro y vitrales con pasajes bíblicos de cada lado de la nave y faroles a los lados, dando más luz al recinto. Entre cada farol un arco adosado, en el centro de cada uno de ellos, nichos en forma de concha y sobre de peanas diferentes imágenes, entre ellos: La Santísima Trinidad, El Sagrado Corazón de Jesús, El Señor de la Misericordia y algunos santos.

Las puertas de madera, amplias y ventiladores por el calor del lugar. El piso del templo es de mosaico.

El atrio muy grande con barda arqueada en el que se encuentra sobre un zócalo una escultura de bronce de Señora Santa Ana sentada y la Virgen Maria Niña, parada a su lado.

Cada año, del 24 al 31 de julio, se celebra la gran fiesta de Boca del Río en honor a la Santa Patrona. Esta verbena consiste en una serie de eventos culturales, religiosos, artísticos, musicales y tradicionales.

Inician las Fiestas patronales de Santa Ana en la madrugada con el canto de “Las Mañanitas” con la ofrenda floral a la Señora Santa Ana, las Celebraciones Eucarísticas en las que hay Primeras Comunión y Confirmaciones, para luego continuar con el Paseo acuático de la Santa por el Río Jamapa. El alcalde de Boca Del Río a las 14:00 hrs. inaugura la Muestra Gastronómica.

Fuentes: TravelMexico. Visita a la Parroquia de Ntra. Sra. de Santa Ana

Catedral de Corpus Christi

Catedral de Corpus Christi

La Catedral de Corpus Christi, ó Catedral Metropolitana de Tlalnepantla, está ubicada en Tlalnepantla de Baz, en el Estado de México. Fue consagrada el 23 de agosto de 1964 y se adora a Jesús Sacramentado.

El estilo arquitectónico de la Catedral es barroco plateresco.

Anteriormente se fundó en el lugar, el Convento de San Francisco, levantado por la Orden Franciscana en el año de 1525 a 1587, de acuerdo con la traducción de la fecha que proporciona el topónimo de Tenayuca ubicado en la Porciúncula. Posteriormente comenzó a ser construido un templo de techo plano, con vigas de madera, cuya altura era mucho menor que la actual el cual llevó por nombre Corpus Christi.

Después del incendio del año 1666, sería modificada su estructura y arquitectura. Durante el temblor de principios del Siglo XX, el edificio sufriría grandes daños, por lo cual hubo la necesidad de efectuar reparaciones que se pueden constatar en las paredes del lado norte. Entre algunas de las piedras utilizadas para su levantamiento, se pueden observar otras con glifos y con grecas de la época indígena y colonial.

En el año de 1622, se inició la construcción del altar al Santo Patrono de Tlalnepantla, San Isidro Labrador, de acuerdo con los archivos parroquiales del Sagrario de Tlalnepantla.

Es un templo de nave de cañón corrido, con la disposición clásica de los monasterios del Siglo XVI, con una nave central, adosada a un claustro y un atrio a las afueras de ambos edificios. En su porciúncula, que es una puerta lateral o puerta norte fueron grabados por manos indígenas los glifos, de los pueblos de Tenayuca y Teocalhueyecan, que fueron congregados por los frailes franciscanos en medio de ambos pueblos, formando Tlalnepantla, “tierra de en medio”.

catedral corpus c1

En la porciúncula los frailes franciscanos la utilizaban para hacer oración así como para penitencia.

En el claustro se conservan pinturas de estilo tequitqui en los nichos y cenefas y podemos observar un reloj de sol en la parte superior del claustro.

En el piso superior se encuentran las oficinas de la Arquidiócesis de Tlalnepantla.

Dos festividades se llevan a cabo en la Catedral Metropolitana de Tlalnepantla; la festividad principal el Jueves de Corpus Christi; y la fiesta de San Isidro Labrador patrono de este Municipio de Tlalnepantla la decreta S. S. Pablo V, quien firma el decreto y se fija su fiesta el 15 de mayo.

Fuente: México Desconocido, Wikipedia

Museo Nacional de las Intervenciones

Museo Nacional de las intervenciones

Este museo fue el Convento Franciscano de San Diego, que se ubica en la Colonia Churubusco, Coyoacán, en la Ciudad de México.

Oculto entre los árboles de un tranquilo barrio cercano al centro de Coyoacán, el Ex – Convento de Churubusco.

El Convento de Churubusco, palabra que proviene del náhuatl “Huitzilopochco” que significa lugar del templo de Huitzilpochlti, tiene sus orígenes en los primeros años del Siglo XVI, al establecer los recién llegados misioneros franciscanos un centro de evangelización en lo que anteriormente había sido un poblado prehispánico que databa del año 1065 d.C. Para su construcción los misioneros emplearon las mismas piedras de los templos prehispánicos para la realización de los distintos espacios religiosos, quedando el templo dedicado a la advocación de Santa María de los Ángeles.

El convento pasó a manos de los Frailes Dieguinos, también conocidos como Franciscanos Descalzos, una de las ramas más fuerte de los Frailes Franciscanos, que con el paso de las décadas y gracias a los donativos de varios personajes del periodo virreinal, pudieron agregar nuevos espacios y mejorar las instalaciones con que contaban.

El conjunto se encuentra integrado por una capilla y un área de habitaciones y claustro protegidos al norte con una huerta con árboles frutales, ventilando e iluminando sus espacios por medio de tres patios interiores así como por las huertas, jardines entre ellos el jardín botánico con el nombre de la planta y su utilidad, y el patio del descanso localizados al sur del convento.

En la entrada del Convento un cuadro en bajo relieve policromado, acodado, se llama: “La redención de las animas del purgatorio” anónimo. En este cuadro se ve a un Cristo que le sale sangre y agua, para purificar a las almas y a la Santísima Virgen recogiendo la sangre y enviárselas a las almas del purgatorio.

En uno en los patios se observa una fuente de piedra en forma de concha, adosada al muro. En la concha a manera de nicho esta una imagen en escultura de la Virgen Maria, policromada y poli lobulada, del Siglo XVI.

En otro de los patios una fuente central también poli lobulada, el centro la fuente es de mármol.

Se observa una pila bautismal de barro, con los escudos franciscanos, y una puerta de madera tallada con un escudo de San Francisco cruzando las manos con Jesucristo.

En la cocina existe el brasero, horno y lavadero de piedra, las paredes recubiertas con azulejo y una pintura de San Pascual Bailón.

El refectorio, con grandes mesas rectangulares con sus bancas y se observan como “arreglaban” las mesas en días de fiesta, los manteles y servilletas blancas bordadas y vajilla de talavera; y diariamente utilizaban vajilla de barro. Se observa también un atril con escalones para que uno de los frailes leyera mientras tomaban sus alimentos. Está en una de las paredes una pintura con San Juan Bautista y el Niño Jesús, niños, con un borreguita y un par de tortolitas, que tienen su significado bíblico.

En uno de los pasillos un alto relieve con la Adornación de los Reyes Magos adorando al Niño Dios, con San José y la Santísima Virgen.

Este Ex Convento se convirtió en el Museo Nacional de las Intervenciones, mismo que abrió sus puertas en 1921 y en el cual se exhiben distintos objetos de gran valor histórico de las distintas invasiones que el país sufrió durante el Siglo XIX, en un extraordinario marco histórico que sumerge al visitante en la apasionante historia de México y se pueden conocer cómo eran los interiores y la vida diaria de las órdenes religiosas de la Nueva España y apreciar notables espacios como el Templo de San Diego, que alberga un espléndido altar churrigueresco. En este sitio se llevan a cabo diversas representaciones artísticas y culturales a lo largo del año, que aprovechan el magnífico escenario histórico en el que se presentan.

“La verdadera enseñanza que trasmitimos es lo que vivimos; y somos buenos predicadores cuando ponemos en práctica lo que decimos” San Francisco de Asís.

Fuente: Visita Guiada del Departamento del D. F. y Flickr