Evangelización en Baja California Sur

Evangelización en Baja California Sur

En el poblado de San Ignacio, en el Estado de Baja California Sur, se erige esta hacienda establecida por la Compañía de Jesús en el Siglo XVIII.

El lugar en donde se levanta la bella Misión de San Ignacio de Kadakaamán, que significa: “arroyo del carrizal” en idioma cochimí laymón, es un hermoso lugar rodeado de vegetación que fue descubierta por el Padre Píccolo en 1716. Una construcción de estilo barroco sobrio, del Siglo XVIII.

Allí vivían indígenas cochimíes y la Misión de San Ignacio Kadakaamán, la establecieron en 1728 los Jesuitas: Juan Bautista Luyando, mexicano, y Sebastián de Sistiagael. La construcción fue iniciada por los jesuitas y terminada por los dominicos.

Su fachada es una de las más bellas de la región, destacan esbeltas pilastras de piedra que enmarcan la puerta de acceso, de arco mixtilíneo y esculturas de santos, probablemente de la Orden Jesuita. A ambos lados de la puerta, dos símbolos alusivos a España y al Rey, elaborados en piedra sobre pequeñas ventanas circulares.

En su interior se puede apreciar un bellísimo altar de madera labrada y chapada en oro. Conserva el retablo principal, que es de estilo barroco en su modalidad anástila, dedicado a San Ignacio de Loyola y adornado con siete bellos óleos con temas religiosos y la pintura superior que representa la aparición de Nuestra Señora la Virgen del Pilar.

La Misión llegó a ser la más importante de la península, el Padre Juan Bautista Luyando levantó ocho capillas en las rancherías de los alrededores, y con la ayuda del Padre Helen adscrito a la Misión de Nuestra Señora de Guadalupe Huasinapí establecieron huertos y sembradíos y en poco tiempo la buena tierra dio sustento a toda la región gracias a Dios, a la abundancia de agua y la fertilidad de la tierra.

El Padre Luyando construyó represas y un albergue para los nativos que vivían en las rancherías en el que estableció una escuela parroquial en que se enseñaban artesanías. En 1733 el Padre Consag inició la construcción de la iglesia misional que aún existe, y la terminó el Padre dominico Juan Crisóstomo Gómez en 1786.

Asentada en un fértil oasis en medio del desierto formado por el río San Ignacio la Misión de San Ignacio de Kadakaamán tiene como característica la abundancia de las palmas de dátiles y huertos donde se cultivan: vid, higueras, cítricos, mangos y hortalizas, actividad que fortalece la economía del lugar en especial la producción datilera es bastante considerable .

Los misioneros y los indígenas hicieron prosperar la agricultura, convirtiéndola en su momento en la más próspera misión de Baja California, su Templo es uno de los más destacadas y mejor conservados entre las antiguas Misiones Jesuitas.

Fuentes: México Desconocido, Vacaciones por México, Wikipedia. Foto: Alfredo Martínez

Anuncios

2 pensamientos en “Evangelización en Baja California Sur

  1. En 1697 comienza la etapa misional en Baja California Sur, con la llegada de los Jesuitas, quienes, comandados por el Padre Juan María Salvatierra, fundan la primera Misión permanente de las Californias: Nuestra Señora de Loreto.

  2. Es una bella narrativa, no me deja de sorprender la valentia de los padres evangelizadores y el gran esfuerzo de ellos al establecer tan hermosas misiones, así como su gran obra evangelizadora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s