Chimalistac

Chimalistac

En el Siglo XVI al inicio de la época colonial, en la ciudad de México, la zona que ahora ocupa la Delegación Álvaro Obregón, antes Villa de San Angel, era propiedad del cacique Ixtolinque. En una zona de este terreno existía una gran huerta de árboles frutales, una fracción de este lugar fue adquirida por los Frailes Carmelitas, para construir su convento.

En otra parte de este sitio se fue formando un poblado al que se le dio el nombre de “Chimalistac”, “en el lugar de los escudos blancos”, en náhuatl. En la parte central se edificó una pequeña iglesia en el año de 1585, dedicada a San Sebastián Mártir.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La iglesia se ha conservado en buen estado, tiene una entrada con un arco de medio punto y columnas pareadas, un nicho en la parte alta con la imagen de la Virgen de Guadalupe. En su interior luce un magnífico retablo estilo barroco, con la imagen de San Sebastián Mártir. Esta pequeña joya colonial en 1961, el Vaticano autorizó que se elevara su condición de capilla a parroquia. Posee un retablo del Siglo XVIII que representa los Misterios Gloriosos del Santo Rosario, y tiene obras pictóricas pertenecientes al taller de Miguel Cabrera.

El atrio de la iglesia se transformó, con el tiempo, en una plazoleta, Plaza de Chimalistac, conservando en el centro la estructura de la Parroquia y su cruz atrial.

chimalistac5

Una de las casas coloniales de esta plaza fue habitada por el famoso escritor Federico Gamboa, quien inspirado por el ambiente del lugar escribió su famosa novela “Santa” escenificando parte de lo sucedido de la novela en el tranquilo ambiente de Chimalistc, lo que logró que este lugar fuera conocido por todo México.

Para rendir homenaje al novelista, la antigua plaza de Chimalistac recibió el nombre de “Plaza Federico Gamboa”, fue colocado un busto esculpido en piedra del escritor, sobre puesto en un ejemplar de su novela Santa, a espaldas de la iglesia.

La plaza luce un cuidado jardín con grandes árboles y prados, una bonita fuente en el centro, se encuentra rodeada de casas coloniales, la mayoría de ellas son famosas por la gente de renombre que las habitaron.

Llegar a este lugar es introducirse a la lejana época colonial y disfrutar de una asombrosa quietud, inusual en esta gran ciudad de México, y además gozar de un ambiente tranquilo, que no ha cambiado al paso de los años.

Fuentes. Antiguos Templos, Flicker. México Desconocido

Anuncios

3 pensamientos en “Chimalistac

  1. Increíble la paz que se respira en el lugar.
    Gracias, Rosa de María, por la interesante información que nos proporcionas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s