¡No estoy aquí que soy tu Madre!

Milagros de Nuestra Señora de Guadalupe

 Tilma de Juan Diego

El primer milagro de la Santísima Virgen de Guadalupe, ella misma lo hace el día 12 de diciembre de 1531 cuando las flores que estaban en el ayate que Juan Diego no las podía ocultar al ir a la presencia del obispo y que por eso lo habían de molestar, empujar y no creer, descubrieron que eran flores; y al ver que todas eran diferentes rosas de Castilla sacadas del monte del Tepeyac en pleno invierno que no crecían ni una flor, se asombraron mucho por ello y al querer tomar las mismas desaparecían de las manos de quienes querían arrebatárselas a Juan Diego.

Al desenvolver el ayate delante del obispo se estampo en él la Imagen de la Siempre Virgen María, la Madre del Verdadero Dios, como le había anunciado a Juan Diego, confirmando de esta forma lo que los católicos creen que la Virgen fue, Virgen antes, durante, y después del parto, el obispo y todos los que estaban presentes se arrodillaron y la veneraron.

Según la narración en el Nican Mopohua, el siguiente milagro, fue el de la curación del tío de San Juan Diego; Juan Bernardino, a quien Juan Diego quería como a su padre. El tío estaba muy enfermo de fuertes calenturas conocidas como “cocolixtli” y se puso tan grave que le pidió a Juan Diego que fuera a Tlatelolco por un sacerdote para que le diera la Extremaunción. Juan Diego rodeó el cerro para no encontrarse con la Virgen, pero a pesar de ello, la Virgen María le salió al encuentro a Juan Diego. Lo tranquilizó con sus palabras prometiéndole que su tío no moriría. Su tío recibió la visita de la Santísima Virgen, fue curado por Ella y a quien le revela el nombre por el cual quería ser conocida, “Tecuatlasupe” entendiendo que el nombre era “Guadalupe”, que significa en árabe marroquí: “La que aplasta a la serpiente de piedra”

Foto1-300x435 Juan Bernardino, tío de San Juan Diego

Otro de los muchos milagros que se cuentan de la Santísima Virgen de Guadalupe, es el “Milagro del Pocito”. Según narran que el 13 de diciembre de 1531, el Obispo Fray Juan de Zumárraga acompañado de varios seguidores le pidió a San Juan Diego dijera el lugar donde la “Señora del cielo” quería que se erigiera un templo, no estando del todo seguro San Juan Diego, un prodigio mostro el lugar exacto, al brotar una fuente de agua de entre las rocas, tomándose como una señal, de que en ese sitio debería construirse el templo.

Foto2El Pocito

El día 26 de Diciembre de 1531 cuando iban en procesión al cerro del Tepeyac al ser terminada la primitiva ermita dedicada a Nuestra Señora de Guadalupe, iban celebrando los naturales y festejando como eran la costumbre de los indígenas chichimecas. Jugando con los arcos y las flechas y danzando los que iban a pie y desde una canoa a uno de ellos se le disparó una flecha e hirió gravemente a uno de ellos matándolo al instante en que la flecha le atravesó la yugular; fue llevado ante la presencia del ayate de San Juan Diego, los acompañante empezaron a orar y suplicar por él y el hombre volvió a la vida, abrió los ojos, y solamente le quedo la cicatriz.

A raíz de ello 9.000.000 de indígenas se convirtieron al cristianismo.

Y como estos milagros son muchos, pudiendo observar la afluencia de creyentes que diariamente veneran a Nuestra Madre Santísima, y la cantidad de exvotos que se encuentran en el Museo de la Basílica de Guadalupe.

Nuestra Señora de Guadalupe patrona principal de México, de América Latina, de las Filipinas y Emperatriz de las Américas.

S. S. el Papa Benedicto XIV dijo: “No ha hecho cosa alguna con ninguna otra nación”

 Pinturas de: Miguel Cabrera, Rafael Ximeno y Planes

Fuentes: Pregunta Santoral. Apologética.org. Rev. J. M. Bover, SJ. Basílica de Guadalupe

Anuncios

3 pensamientos en “¡No estoy aquí que soy tu Madre!

  1. San Juan Diego cumplió con el encargo de la Santísima Virgen. La Virgen le presentó señales inequívocas de su presencia en la tilma de Juan Diego, al obispo, a cuyos misterios la ciencia aún no encuentra explicación. Esto resultó el gran impulso para la evangelización de América, transformado hoy en el continente mas católico…

  2. No sabía el milagro del “Pocito”, sí antes me encantaba la iglesia ahora la visitaré con más devoción y cariño, gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s