Archivo | octubre 2015

Pinacoteca de La Profesa

Pinacoteca es un espacio destinado a la exposición de obras artísticas de carácter pictórico.

La Pinacoteca de la Profesa, se ubica dentro del Templo de San Felipe Neri, conocido como “La Profesa”, en el centro histórico de la ciudad de México. El edificio perteneció a la Compañía de Jesús de 1610 a 1767 y a la Congregación del Oratorio de San Felipe Neri, desde 1768 hasta la fecha.

pinacoteca

El templo tiene una pinacoteca con obras virreinales y arte sacro; fue inaugurada por vez primera el 26 de mayo de 1977, al concluirse la reconstrucción de los salones en que se encuentra instalada, que habían servido hasta entonces de habitaciones, bodegas, sala de juntas, refectorio, de la Congregación de los Sacerdotes Oratorianos. Permaneció cerrada al público de 1979 a 1984; que durante ese tiempo se instaló un taller de restauración ordenado por el Arquitecto Vicente Medel, por parte de SAHOP.

pinacoteca v del rosario

Nuestra Señora del Rosario

En la pinacoteca se pueden admirar pinturas de destacados artistas novohispanos, que nos muestran cómo estuvieron decorados en su interior los conventos de la capital del Virreinato y de México independiente, hasta la primera mitad del siglo pasado. Cuenta con más de 453 obras, pinturas de caballete, organizadas por temas y orden cronológico en cuatro salas y un anexo del coro del templo: la Sala Mariana, Sala Jesuita, Sala Cardenal Newman y Sala Tres Siglos, que constituyen una de las colecciones de arte sacro más importantes de México.

500px-Instalaciones_y_obras_de_la_pinacoteca_de_la_profesa_16Hasta 1768, la Compañía de Jesús había logrado acumular importantes muestras del arte colonial que enriquecieron el templo y sus habitaciones con bellas pinturas, esculturas y ornamentos; a través de donaciones y legados. Contaban con firmas de los pintores más relevantes del momento: los Juárez, los Echave y Correa del Siglo XVII; y los más prestigiados del Siglo XVIII, Cristóbal de Villalpando, Miguel Cabrera, cuya vida de San Ignacio cubría los muros de uno de los claustros de la Casa Profesa; y los hermanos Nicolás y Juan Rodríguez Juárez, junto con otros celebres artistas de la misma época.

El Padre EternoEl Padre Eterno

Se conservan y exponen de manera permanente una gran mayoría de las pinturas, estas perdieron su distribución original al destruirse el Convento, porque estaban colocadas de tal manera que no sólo servían para adornar los amplios espacios del Conjunto Conventual, sino que su uso era primordial para la evangelización, ya que mediante esas bellas imágenes, los Filipenses explicaban la Doctrina Católica a modo de una Biblia ilustrada. Al desordenarse las pinturas, quedaron fuera de contexto, aspecto que de alguna manera se rescata en la Pinacoteca que formó hace muy pocos años el Sacerdote Luis Ávila Blancas fundador y primer director de este recinto.

La Buena y Mala Confesión

La Buena y Mala Confesión

La inauguración definitiva la efectuó el Padre Antonio Ríos Chávez, superior de la Congregación, el 26 de marzo de 1988, después de largos años de costosas obras de reconstrucción en los salones en que está instalada la Pinacoteca, de las que se hizo cargo el Padre Luis Ávila Blancas. Actualmente está a cargo del Presbítero Luis Martín Cano, superior de la Congregación del Oratorio de San Felipe Neri y rector del templo de La Profesa.

En este recinto se puede disfrutar de la riqueza pictórica que nos legaron con amor y fe nuestros antepasados, que es parte relevante del patrimonio cultural de México.

Fuentes: Guía del centro histórico. México Desconocido. Visita guiada

Anuncios

Restauración de mural

La Parroquia de San Bernardino de Siena, antiguo monasterio edificado por los Misioneros Franciscanos en el Siglo XVI, está ubicado en el centro de Xochimilco, se construyó aproximadamente en el año 1535, uno de los principales templos edificados durante la conquista española, facilitando a los Misioneros Franciscanos su labor evangelizadora. Los frailes Bartolomé de Olmedo y Francisco de Soto, participaron en la edificación del templo, cuyos trabajos culminaron en 1590.

convento bernardino 1

En 1569 vivieron en el Convento cuatro religiosos que tenían a su cargo el adoctrinamiento de cinco mil nativos, siendo Fray Jerónimo de Mendieta el encargado del convento, y en 1585 eran 6 los evangelizadores.

san bernardino claustroEn el interior del templo se encuentra el retablo principal, caracterizado por su particular ornamentación, destacando las pinturas de Jesús, la Santísima Virgen María, San Bernandino de Siena, y varias tallas de santos en madera policromada.

bernardino 3El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INHA) de México inició recientemente los trabajos de restauración de un mural que por siglos permaneció oculto tras el retablo principal. La obra, que muestra representaciones de Santos Franciscanos, fue descubierta en los años 90, cuando se adelantaban en el templo varios trabajos de restauración tras los daños ocasionados por el sismo de 1985.

El historiador Melchor Soto Canchola, citado por el Sistema Informativo de la Arquidiócesis de México (SIAME), cuando se intervenía la parte posterior del retablo principal se vio en el muro un monumental trabajo artístico, un pre retablo en el que aparecen representaciones de santos de la Orden de los Frailes Menores, quienes aparecen entre imágenes pictóricas de Xochimilco; se distinguen cuatro grandes pinturas.

mural1fco

SANFCO2

El descubrimiento ha llamado la especial atención de los investigadores, elaborada en papel amate, una especie de lámina vegetal fibrosa fabricada de manera artesanal a partir de la corteza de algunos árboles; un material que usaban para la elaboración de códices prehispánicos; obra única en el mundo, debido a su gran tamaño y a la técnica artística utilizada. Los paños tienen más de 3 metros de alto por 2.8 de largo; hay seis recuadros rescatables, elaborados con mucho cuidado y con una gran técnica artística. En la parte superior del lado izquierdo se ve un cortinaje en tono azul que se abre para mostrar una cornisa de flores pintadas al estilo prehispánico; en la parte baja, entre recuadros formados con este tipo de cordones característicos de los Franciscanos, se puede apreciar la figura de un Santo ataviado con el hábito café, quien levanta una mano y el rostro al cielo. Más abajo hay otro santo, probablemente San Francisco de Asís, y del lado contrariodel muro hay uno más, de aspecto apacible y piadoso.

El Convento de San Bernardino muestra en su conjunto, con orgullo, la mano de obra de quienes lo pensaron y lo hicieron, convirtiendo en poemas sintetizados en su arquitectura.

Fuentes Gaudium Press. SIAME. Flickr